Alberto Vega

Alberto Vega, años 90 (fotografía de Eduardo G. Parra)


Alberto Vega (Langreo, Asturias, 1956-2006) fue cofundador de la revista literaria Arlequín (1979), además de otras publicaciones, y de Luna de Abajo (1980). En 1985 comienza su labor como director del Área de Cultura y Juventud del Ayuntamiento de Langreo, posición que le permite impulsar y apoyar numerosos proyectos culturales.

 

Como autor de poesía ha sido antologado por Rafael García Domínguez en Trece poetas, 1972-1985, Oviedo, La Ferrería, 1986; por Ricardo Labra en Muestra corregida y aumentada de la poesía en Asturias, Principado de Asturias, 1989 y en La calle de los doradores, Oviedo, Tribuna Ciudadana, 1996; «Las horas contadas», antología incluida en Últimos 20 años de poesía española, Ayuntamiento de Oviedo, 1993; y por Miguel Munárriz en Poesía para los que leen prosa, Madrid, Visor, 2004.

 

A partir de 1996 colaboró habitualmente como articulista del diario La Nueva España, en la sección «La cuarta pared».

 

Ha publicado Brisas ligerasLangreo, edición de autor, 1980; Memoria de la noche, Langreo, Plenilunio, 1981; «Trilogía hermética», en Luna de Abajo, n.º 2, 1984; Cuaderno de la ciudad, Langreo, Luna de Abajo, 1984; Para matar el tiempo, Langreo, Luna de Abajo, 1986; La luz usada, Gijón, Colección Deva, n.º 7, 1988; Historia de un nudo, Gijón, premio Feria del libro, Ateneo Jovellanos, 1992 y Estudio melódico del grito, Madrid, Visor, 2005.


Alberto Vega, 1982

Buenas noches, amigos, ciudadanos, espías…

 

Te aguardaba en estos versos.

 

Entre la niebla cotidiana y unos granos de opio

elegí este horizonte de noches y fonemas

para mirar tus ojos frontalmente.

Ahora soy un príncipe encantado

bajo este aspecto de sapo un tanto lírico

que deberás besar

si quieres que este cuento acabe bien

para nosotros.

                              Créeme:

no hay orgullo ni bajeza en mis palabras.

Yo te aguardaba en estos versos desde siempre.

 

 [de Para matar el tiempo, 1986]